...Ellas representan un inicio o un final, son el límite o una nueva oportunidad.

Las hay rojas, azules o verdes...de madera o de metal. Las hay grandes, pequeñas, simples o llenas de detalles. Las hay reales, ideales, imaginarias y mentales.

 

Ellas representan un inicio o un final, son el límite o una nueva oportunidad. Cualquiera sea el caso, debemos ser valientes para lanzarnos a la aventura de atravesarlas. Resolver en nuestro interior qué encierran, dónde está la llave para abrirlas o decidir nunca arriesgarnos.

 

Abrir y cerrar, dos movimientos que hacemos diariamente y van marcando la vida que elegimos vivir. Las puertas representan una dualidad, pueden ser salidas o entradas, comienzo o final, pueden estar libres o con cerrojos.

 

Nuestra mente funciona como puerta, nos da entrada a un mundo imaginario que estamos dispuestos a vivir, experimentar y gozar.

 

¡No nos dejemos encerrar! ¡Abramos puertas! A la expectativa, a la magia, a la imaginación. Si nunca las atravesamos, no sabemos qué nos espera del otro lado.

 

Nunca es bueno quedarse con la duda y nunca es tarde para volver si no era nuestro camino.

 

Vale la pena pasar de un lado al otro lado de la puerta.





Libertad Perpetua – Campaña PV1718

Next Project

See More